Nosotros

Una mirada rápida a ADRA Perú

Quienes somos

Una de las principales organizaciones no gubernamentales de ayuda en el mundo, dedicados primordialmente a proyectos de desarrollo sostenible a largo plazo, con presencia en más de 120 países.

En Perú, ADRA opera desde 1965 llevando alivio al necesitado, promoviendo su desarrollo integral, mostrando su compromiso mediante obras de misericordia sin hacer distinción étnica, política o religiosa.

Nos dedicamos a proyectos que benefician a poblaciones en pobreza, extrema pobreza o en alto riesgo social.

Trabajamos con los cuatro aliados estratégicos del desarrollo:

• Instituciones Públicas
• Instituciones Privadas
• Cooperación Técnica Internacional
• Sociedad Civil

Nuestros proyectos están alineados con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

MISIÓN Y VISIÓN

DECLARACIÓN DE IDENTIDAD
ADRA es una organización humanitaria global que demuestra el amor y la compasión de Dios.
MISIÓN
ADRA trabaja con la gente que padece pobreza y aflicción para crear un cambio justo y positivo a través de alianzas potenciadoras y acciones responsables.
VISIÓN
ADRA es una red profesional, formativa y eficiente constituida con integridad y transparencia. ADRA se extiende más allá de las fronteras, fortaleciendo y abogando en favor de los que se encuentran en situaciones de riesgo y olvido, para lograr cambios verificables, documentados, y duraderos en las personas y en la sociedad.
VALORES
• Excelencia
• Trabajo en equipo
• Responsabilidad
• Integridad
• Vocación de Servicio
• Compromiso
• Amor


FILOSOFÍA

ADRA es la expresión colectiva del deseo de los Adventistas del Séptimo Día de mejorar la situación de los que padecen necesidad.

La base de su existencia, su razón de ser, es seguir el ejemplo de Cristo al vivir para ayudar a los necesitados y trabajar en favor de ellos.

Sus conceptos e ideas relativas a la asistencia social y el desarrollo provienen de un sólido fundamento bíblico.

ADRA CREE…

Que a través de actos humanitarios hacemos conocer el carácter justo, misericordioso y amoroso de Dios.

Que trabajar con los necesitados es una expresión de nuestro amor por Dios.

Que el ministerio compasivo de Jesús es su motivo y recompensa suficiente.

Que somos una Agencia de cambio y un instrumento de gracia y providencia.

En expresar preocupación, compasión y empatía al realizar nuestro trabajo.

Que al aliarnos equitativamente con los necesitados produciremos un cambio sostenible.

Que la edad, el sexo, la raza, la cultura y las familias enriquecen a las comunidades con quienes trabajamos y son recursos que deben ser respetados y afirmados.

Que sin discriminación y con respeto hacia las diferencias, aceptamos a las personas como iguales sin importar su raza, su etnia, su sexo o su afiliación política o religiosa.

En el desarrollo participativo que utiliza tanto la capacidad de los hombres como mujeres y provee oportunidades iguales a individuos de diferentes antecedentes étnicos, religiosos y culturales.

Que todas las personas tienen derechos fundamentales a atención física, bienes y servicios básicos.

Que todas las personas, especialmente los niños, tienen derecho a una vida de oportunidad y a la libertad de elegir su propio futuro.

En capacitar a sus aliados para crear estructuras comunitarias participativas y sostenibles donde se fomente el intercambio de información y la participación civil.

Que todos los recursos, oportunidades y ventajas son dones que deben ser administrados responsablemente.

Que todas las personas, especialmente las mujeres y los niños, tienen el derecho a protección y a vivir libres de violencia, explotación sexual y toda otra forma de abuso.

En demostrar integridad y transparencia a todo nivel en nuestro trabajo.