• citybg
    imac
    Auxilio Para Desastres
    Estamos llamando a voluntarios
    ¿Quieres ayudar en
    momentos difíciles?
    Forma parte de los Voluntarios de ADRA. Conoce más acerca de nuestro programa de voluntariado y participa.

ACTUANDO COMO UN VOLUNTARIO DE ADRA

1. Áreas de actuación del voluntario junto a ADRA

Los proyectos sociales pueden ser divididos en dos grandes esferas de acción: las acciones asistenciales, que en el caso de ADRA están dirigidas sobre todo a la atención de las situaciones de emergencia o desastres, y las acciones de desarrollo. En consecuencia, el voluntario actuará dentro de una de esas esferas.

1.1. Gestión de emergencia y desastres

Didácticamente, las acciones relacionadas a una emergencia o desastre se dividen en cuatro fases descritas a continuación:

  • Prevención: Se refiere a las actividades que deberán reducir o eliminar los efectos e impactos de un futuro desastre. Por ejemplo, no podemos parar un terremoto, pero podemos minimizar su impacto al construir nuestros edificios y casas con técnicas apropiadas para resistirlo.
  • Preparación: En esta fase se asegura que los recursos humanos y los materiales estructurales y financieros estén disponibles en el caso de que ocurra una emergencia. También es aquí que se establecen las responsabilidades y la coordinación necesaria para la acción.
  • Respuesta: Abarca todas las acciones de protección a la vida, bienes y propiedades dadas inmediatamente después de una situación de emergencia.
  • Recuperación: Se refiere a las actividades, tanto de corto como de largo plazo, que deberán ayudar a las familias y comunidades a recuperarse del evento, retornar a una condición igual, similar o hasta mejor que antes de la emergencia.

Tratamos de mencionar rápidamente estas fases, pues ser un voluntario en la gestión de emergencias y desastres no significa necesariamente estar presente y actuar en el lugar afectado cuando ocurre una situación. En realidad, la participación del voluntario puede ocurrir en diferentes momentos, y este puede desempeñar un papel importante en cualquiera de las fases mencionadas anteriormente.

En la fase de prevención, que corresponde a un período llamado por Defensa Civil de algunos países como de “normalidad”, el voluntario podrá actuar junto a las comunidades situadas en áreas de riesgo concientizando a sus habitantes sobre las probabilidades de que se presente una situación desfavorable, de los peligros a que están expuestos y del papel que cada ciudadano tiene en la reducción de tales riesgos y en la minimización de los daños que podrán devenir de los mismos.

Algunas actividades que podrán desarrollarse en este período son la identificación y el análisis de los riesgos locales, qué medidas podrán aplicarse para reducir los riesgos identificados, educación y capacitación de la comunidad, registro de recursos, sobre todo humanos, existentes en la comunidad, etc.

La fase de preparación es un momento apropiado para que el voluntario se capacite, participe de cursos, entrenamiento y simulaciones, y adquiera conocimiento sobre las particularidades de una emergencia o desastre. Es ahí donde debe establecerse su esfera de acción. Recuerde que sus datos en ADRA deben estar permanentemente actualizados para facilitar el contacto en caso de emergencia o desastre.

Durante la respuesta a una emergencia, un voluntario consciente y debidamente capacitado, en sintonía con el responsable designado por ADRA en la implementación de la asistencia, puede dar una contribución valiosa, no solo al ejecutar determinadas tareas, sino al presentar ideas y multiplicar esfuerzos.

Reforzamos la palabra sintonía pues no hay nada más desastroso en una situación ya caótica por naturaleza que la falta de coordinación.

La actuación de un voluntario en respuesta a emergencias y desastres puede ser diversa, y varía de acuerdo con el perfil, la capacitación, el entrenamiento, la experiencia, la disponibilidad y la presencia o no del voluntario en el lugar de lo ocurrido.

Algunas de las actuaciones del voluntario son:

  • Recepción, selección, almacenamiento y distribución de donaciones (alimentos, agua, ropas, calzados, frazadas, colchones, materiales de limpieza e higiene personal, etc.).
  • Preparación de cestas básicas, de kits básicos de limpieza, higiene personal y material de cocina.
  • Asistencia en refugios temporarios, desde recepción, registro, mantenimiento del espacio físico y disposición de los refugiados, sus bienes y animales en la estructura del refugio, hasta facilitar la comprensión y práctica de reglas por parte de las personas afectadas, para que haya una convivencia armoniosa durante su permanencia en el lugar.
  • Mantener el registro de beneficiarios actualizado, ya que pueden presentarse situaciones de hospitalización, fallecimiento y salidas del lugar del desastre.
  • Comprobación del estado de salud con el objetivo de identificar casos que necesiten ser trasladados a una unidad de atención a la salud con más recursos o más especializada, como también detectar perjuicios en la salud general de la población, como por ejemplo, el surgimiento de enfermedades relacionadas a las condiciones desfavorables de higiene y sanidad consecuentes de la propia emergencia o desastre, y además, el surgimiento de una rápida diseminación de enfermedades facilitadas por la aglomeración de personas en un mismo lugar, como es el caso de refugios temporarios, etc.
  • Atención general y especial a huérfanos, ancianos, portadores de necesidades especiales y familias con embarazadas o niños menores de cinco años.
  • Asistencia psicológica y religiosa que sea de apoyo en la restauración emocional de las víctimas y familiares.
  • Apoyo en los espacios recreativos con actividades lúdicas para niños, proporcionándoles momentos de convivencia, sociabilización y distracción.
  • Transporte de alimentos y otros recursos materiales hasta los puntos de selección de ADRA.

Si el voluntario no está en el lugar del desastre, podrá hacer campañas para recaudar donaciones destinadas a las víctimas de la emergencia o desastre (recordando nuevamente que estas deben realizarse bajo orientación de ADRA, como entidad oficial establecida por la iglesia para actuar en estas situaciones y con las credenciales de los organismos públicos). Ya en la fase de recuperación, los programas / proyectos son desarrollados por ADRA a partir del levantamiento de necesidades encontradas en una comunidad o grupo definido, afectado por la emergencia o desastre. Estos programas / proyectos normalmente están asociados a un tiempo de duración estipulado, y el total de su ejecución podrá llevar meses o años (medio o largo plazo).

Esta fue solo una breve exposición de lo que un voluntario puede hacer en la gestión de emergencias y desastres. Cada una de las acciones mencionadas anteriormente puede dividirse en varias otras acciones. Pero, a pesar del resumen, es posible ver que existe un amplio campo para la actuación del voluntario, y está abierto a una variedad de profesiones y habilidades.

1.2. Programas / Proyectos de desarrollo

Así como en los proyectos relacionados a la gestión de emergencias y desastres, los programas / proyectos de desarrollo también ofrecen innumerables oportunidades para la actuación del voluntario.

Es necesario que el voluntario tenga en mente el concepto que ADRA tiene sobre desarrollo:

“Se entiende que el desarrollo humano es el proceso por medio del cual se amplían las oportunidades y las posibilidades de elección de los individuos, de lo que resulta la consecuente realización de los potenciales internos de la persona. [...] La naturaleza de este proceso, sin embargo, excluye la posibilidad de que a la persona involucrada se le conceda, obligue, o se le provea esto de alguna manera. Al detallar lo que la agencia entiende lo que es cada elemento, se entenderá mejor la relación y las diferencias existentes entre las actividades relacionadas con el desarrollo y el proceso de desarrollo en sí. ADRA, en este sentido, funciona como un catalizador y ayuda a proporcionar espacio para el crecimiento humano al eliminar los obstáculos que impiden el desarrollo”.

Los programas / proyectos de desarrollo de ADRA pueden ser puntuales en lo que se refiere al grupo de acciones, por ejemplo, los de combate a la malaria o a la tuberculosis o al HIV/AIDS. Otros programas / proyectos amplían su grupo de acción en otros sectores de necesidades. Por ejemplo, los programas de seguridad alimentaria que pueden actuar desde el aumento de la cantidad y la calidad de la producción agrícola y su comercialización, hasta la mejora de las condiciones de nutrición y salud de la población destino, preservación o restauración del medio ambiente, etc.

Un voluntario podrá actuar durante toda la vida en un proyecto, en parte de él o también en un momento puntual, con la tarea puntual que contribuirá para el alcance de los objetivos del mismo.

Debido a la variedad de sectores en los cuales ADRA actúa, también es amplia la variedad de posibilidades de actuación de un voluntario. De acuerdo con las características del proyecto, pueden integrarse profesionales relacionados a los sectores de salud, educación, cultura, agricultura y medio ambiente, ciencias sociales, informática, etc. También son extremadamente útiles las formaciones técnicas y las habilidades que no siempre están respaldadas por un título universitario.

1.3. Cómo ser un voluntario de ADRA

1ro Registrándose:

Si usted quiere ser un voluntario de ADRA podrá registrarse llenando el formulario “Inscripción para el voluntariado” manualmente (descargue el formulario) y enviándolo a la oficina de ADRA o virtualmente a través de nuestro formulario online .

2do Entrevista:

Después de recibir el mencionado formulario con sus datos personales, ADRA lo llamará para una entrevista. Esta será una oportunidad para que tanto usted como ADRA puedan aclarar algunas dudas y establecer los siguientes pasos.

3ro Capacitación:

Todo voluntario de ADRA debe pasar por una capacitación para conocer más a fondo la organización, así como también definir más claramente lo que ADRA espera de él y viceversa. En esta capacitación se dan orientaciones acerca de cómo debe presentarse un colaborador de la agencia, qué actitudes y comportamientos se esperan de él y se reforzará la importancia de su contribución tanto para ADRA como para aquellos que de alguna forma serán beneficiados por ella.

Formulario de Registro

Apoyan