Acerca de ADRA

Visión general

Somos el brazo humanitario global de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, parte de la comunidad Adventista de 20 millones de miembros, con cientos de miles de iglesias en todo el mundo, y la red de hospitales e instituciones educativas más integrada y vasta del mundo.

Damos ayuda benéfica e implementamos programas de desarrollo que benefician a individuos en más de 130 países independientemente de su etnia, afiliación política, género o religión.

Al asociarnos con comunidades locales, organizaciones y gobiernos, podemos ofrecer programas culturalmente relevantes y construir la capacidad local para el cambio sostenible.

 

Nuestro Lema

Justicia. Compasión. Amor.

 

Nuestro Propósito

Servir a la humanidad para que todos vivan como Dios quiere.

 

Información General

ADRA actúa como catalizador de cambios al inspirar, involucrar y empoderar a la gente para que luchen juntos por el bien común.

Al hacer esto, ADRA personifica los valores que se basan en la dignidad humana y el respeto por las capacidades innatas de cada personas, expresados mediante su compromiso al bienestar como su principal objetivo de desarrollo, aplicando una estrategia holística en sus programas, respuestas humanitarias y cabildeo. Para ADRA, "holístico" se refiere a las dimensiones espirituales, sociales y físicas del individuo, abordando las causas polifacéticas de la pobreza, y a la dimensión de ayuda de emergencia-reforma de nuestro trabajo.

ADRA existe para habilitar toda personas para vivir a plenitud, física, social y espiritualmente. Asociamos esta plenitud con el concepto del bienestar, el cual continúa siendo el objetivo fundamental a largo plazo de ADRA. En sus formas más tangibles, el bienestar individual se deriva de las oportunidades y acceso a tres áreas clave: Educación, Salud y Medios de Subsistencia Sostenibles. Estos dan forma a lo que se describe como el Triángulo del Bienestar de ADRA.

Los resultados deseados del programa de ADRA se enfocan en conectar los lados del Triángulo del Bienestar mediante 1) programación holística y cabildeo temático; 2) enlazando la educación con los modos de subsistencia a través de programas de educación vocacional; y 3) enlazando la nutrición y la agricultura con la salud materna y la infantil.

ADRA se propone promover el desarrollo equitativo de las mujeres, niñas y minorías, mientras busca garantizar la protección de los más vulnerables. 
Los medios de subsistencia sostenibles también conectan el bienestar social con el medio ambiente, una parte emergente de la programación de ADRA.

La amenaza que los desastres naturales y aquellos creados por el hombre representan para el bienestar, es un enfoque del trabajo humanitario de ADRA, pero también cruza a la esfera de desarrollo en la forma de reducción de riesgo, resiliencia, y adaptación al cambio climático.

Más allá de estos aspectos tangibles, ADRA busca, en la manera en que trabaja, promover el bienestar a un nivel más profundo. ADRA cree que una vida vivida a plenitud está marcada por una preocupación activa por otros. Una vida vivida a plenitud es una en que nuestra abundancia en cualquier medida que esta sea de salud, conocimiento, recursos, relaciones, y espiritualidad, se manifiesta en nuestra generosidad hacia otros.